martes, 22 de julio de 2014

Cuando...

Cuando valoren la capacidad de un alumno por cómo cultiva su libertad de pensamiento y cómo descubre su pasión en vez de cómo se adapta a las arbitrariedades de los profesores y los títulos que puede llegar a tener...

Cuando se valore lo que realmente se aprende en vez de lo que se saca...

Cuando valoren la integración de un alumno por su potencial (no confundir con inteligencia o talento) en vez de por cuán llena esté su cartera...

Cuando se hable y actúe en la forma de inclusión en vez de integración...

Cuando la educación esté al servicio de los ciudadanos en vez de a los intereses del poder y los financieros...

Cuando la universidad sea un templo del saber en vez de un complejo método de segmentación de alumnos con derecho a educación, con el dinero como billete de ida...

Cuando se consideren muy en serio los problemas que puede llegar a acarrear el Bullying...

Cuando los profesores se vuelvan educadores y se entienda que la noble labor de la educación es una carrera tan vocacional como Medicina...

Cuando se eduque en libertad y para la libertad en sus múltiples aristas, en vez de educarnos sin saber los propios profesores con qué objetivo vital ─concreto, preciso y/o en consonancia a la realización de nuestros deseos─ se nos educan...

Cuando se permita dudar de los conocimientos del profesor como acto de libertad de pensamiento...

Cuando dejen de servir la educación como un producto de consumo para trabajar en empresas y sea aquello que te prepara para la vida y el autodescubrimiento...

Cuando la escuela/universidad me sea un portal hacia el maravilloso mundo del saber en vez una fábrica de ciudadanos acorde a estereotipos de cánones sociales...

Cuando el motivo principal de manifestación de una mayoría de los docentes pese más en oponerse a una enseñanza elitista en vez de las bajadas salariales...

Cuando se comprenda que la excelencia personal no se basa de tu cantidad de licenciaturas, sino en el autoconocimiento, autoaceptación y autogestión de tu persona, bienestar y capacidades...

Cuando ciertos profesores valoren la naturalidad y recreación social en vez de dejar todas las cargas hacia el alumno que lo pasa realmente mal (y encima, quizá no sepa gestionarse)...

Tal vez, sólo tal vez, me piense en volver al colegio/universidad. 

Mientras no me sea así... un mensaje en esta onda.

http://vuible.com/wp-content/uploads/2013/11/27f93197312716a1e22f9c9d45a0cac8.jpg

He perdido el miedo a la exclusión social y a la indiferencia ajena. 

Sé lo que es cumplir un sueño (y de la infancia). Sé lo que se vive al conquistar lo que se desea, sin edulcorar objetivos tan íntimos como prístinos de tu ser. Sé lo que es superar un fracaso. Y por ello, la vida me ha enseñado que es lo único por lo que realmente merece la pena luchar.

La muerte será el único "stop" definitivo a lo que deseo y quiero.

Prefiero vivir una vida corta, llena de cosas que me gusten hacer, aunque sean en solitario, que vivir una larga vida perdida de forma miserable. 

Prefiero morir de pie a mi amor propio a vivir de rodillas de lo que diga la sociedad.


-Cristianluisceluix-

-Cristian Luis Campoy-

lunes, 30 de junio de 2014

Amor duro a la vida

Cuando el mundo me recibió con su espalda, lo que decidí hacer fue buscar integrarme en el, sin éxito.

Cuando el mundo me dio la espalda, lo que decidí hacer fue darle la espalda al mundo. 

Cuando volteé la cabeza, vi como el mundo me seguía dando la espalda mediante marginación y exclusión social.

Envilecido de que el mundo siguiera dándome la espalda, decidí cogérmelo.


-Cristianluisceluix-

-Cristian Luis Campoy-

martes, 1 de abril de 2014

Educación, política y periodismo: carousel de locos.

Educación, política y periodismo: carousel de locos.

Autoeducación... libertad de pensamiento... cribar... mayéutica socrática... metacognición... investigación... autoconocimiento... autoaceptación... autogestión... amor propio... determinación... estudios autodidactas... psicología positiva... flujo... propiocepción...

Son muchas, muchas veces, las que he utilizado estas palabras. No solo en lo que, con mucha modestia, puedo detallar como descripción de las mismas según lo probado con mi propia existencia, sino también por el uso fluido y no forzado que les doy según el entorno en el que me encuentre y la situación de comunicación que viva en la instantánea del momento.

Conseguir un pensamiento libre y propio a día de hoy, es muy difícil. La educación pública está jodida. Y la democracia, además de pervertida y deshumanizada, secuestrada por los bancos.

Desde muy pequeño, soñaba con estudiar en un templo de sabiduría y regodearme de libros. En pocas palabras: estudiar en una universidad. (Claro que, antes de conocer F1 Hero). 

Esa ilusión se acabó hace tiempo. Desde lo 19 años, tengo en claro que la universidad no me es más que una academia de pluripolitécnica selectiva, al servicio de los financieros. 

¿Que por qué lo llamo pluripolitécnica selectiva? Es... algo singular. 

Pluripolitécnica es un término acuñado, pero denotativo. Ten ambas cosas en cuenta.

Dicho esto, diseccionemos partes: 

Técnica (Sustantivo): En este respecto adquiere el significado de persona o grupo de personas con conocimientos específicos (que imparten y enseñan).

Poli- (prefijo [en este caso interfijo]): Significa "muchos". Va unido a técnica, por lo que juntos y unidos quieren decir: "muchos conocimientos específicos, asociados de una especialidad, arte u oficio".

Pluri- (prefijo): Significa pluralidad, ser más de uno. Parece redundante con el prefijo anterior, pero no lo es. Evoco que hablo de universidades en general. Y no hay un solo campo o facultad de especialización. Hay muchos: Física, Matemáticas, Periodismo, Artes, Historia, Ingeniería, Medicina, Química, Filosofía... de ahí este prefijo.

La clave de todo es la enseñanza de conocimientos específicos. Y es ahí donde me hago la pregunta... ¿Se nos enseña y se nos educa para movernos con simplicidad en el mundo, vivir mejor y ser más quien se es a través de todo lo que abarcamos en nuestro proceso vital e intelectual? ¿O se nos enseñan conocimientos estériles de infogestoría que no podemos sumar ni aplicar a nuestras capacidades o cotidianidad de nuestras vidas, a la vez que ésas mismas enseñanzas están enmarcadas dentro de un programa selectivo a los intereses del poder? (Con ello, se incapacita el pensamiento divergente, se aliena la excelencia personal y se marchita la independencia intelectual).

Yo creo lo segundo a partir de una recreación, pero no afirmo nada con contundencia. Me guardaré esa recreación por el momento. Si tienen interés en saberlo, siéntete bienvenido de preguntarme cuando gustes.

Y selectiva... (sí, no me he olvidado) te pondré un ejemplo situacional. Me basta con sólo uno. Allá que voy con el. Calza zapatos, une puntos y ata cabos, que tienes empatía de sobra para eso.

Imagina que te acabas de graduar de Ciclo Superior. O de Bachillerato. Con honores. Pero sólo trabaja tu madre (o tu padre), y vives con 650-800 euros al mes. Quieres estudiar en la Universidad Autónoma de Madrid. O en la Universidad de Granada. O en la Universidad de Sevilla. O en la Universidad de Barcelona. No importa. Eres una persona que se preocupa muy mucho de su educación, y quieres estar en universidades de las que hayas investigado raíces o causas fundamentadas de su actual prestigio. (Por ejemplo, quieres estudiar Letras Hispánicas y te enteras por investigación de que en la Autónoma se encuentra dando clases el catedrático Pablo Jauralde Pou, el mejor quevedista del mundo. Y por ello como uno de los muchos motivos que puedas encontrar, quieres estudiar allí). 

No contemos que además de tener carencias económicas, tienes discapacidad física. O psíquica. O sensorial. O las tres cosas juntas. Necesitas de apoyo. Las clases son de más de 80 personas, y no hay tutoría ni ayuda orientativa. Cómo no, quieres informarte. Pero el tiempo pasa. No tienes internet para informarte, desconoces dónde estás y dónde acudir, y el dinero apenas te llega para pagarte el piso de estudiantes más modesto. 

Es obvio que en una situación así, lo tienes mucho más difícil que una persona que viene de buena familia, tiene los detalles cubiertos y tiene dinero. No va a ser tu inteligencia lo que te ayude, sino tu habilidad para adaptarte a un estilo de vida pegado (que no vocado) a los libros a tal punto que los aprobados serán los tiranos de tu seguimiento en cursar estudios de universidad. No se puede pretender estudiar bien si estás bajo la constante obligación y presión de aprobar los exámenes, tiranos dictadores de tu continuidad en la carrera universitaria que cursas. Lo que realmente aprendes y te hace ser más quien eres o te ayuda a vivir mejor, poco importa. Espero equivocarme.

Todo este trasfondo se puede resumir en una frase: si la educación y el acceso depende de los financieros, este país se irá, de forma inexorable, a la mismísima mierda.

¿Comprendes ahora por qué la universidad me parece una pluriplotécnica selectiva en vez de un templo de sabiduría?

Sumemos más. Me he dejado en el tintero los medios de comunicación. 

Varios medios de difusión importantes están manipulados. Y eso no es ningún secreto. Es algo que se puede atestiguar en la cuentas del PP (las cuales andan sueltas por la red, debido a que un anónimo las público en una recopilación desde 1990 hasta 2013). Desde La Razón, hasta ABC, pasando por El País, el Mundo y TVE. 

El periodismo es algo que se encuentra en decadencia y confusión por la manipulación sistemática. Y la manipulación se siente. Se ve. Y está ahí. Periodismo y sus sinónimos o variantes, son nombres que a mi parecer, se asocian bastante a la política con sus más y sus menos. Y para ver manipulación con una claridad meridiana, les invito a que busquen por Google la Tesis de Máster que Julio Somoano (actual Director de TVE) presentó en el año 2005, en la Universidad de Barcelona, creo. Se puede encontrar en formato PDF. Recomiendo su lectura.

Lo escalofriante del asunto para el periodista, profesional de letras digno y relevante donde los haya, es que éste necesita de su independencia en la profesión. Es su garantía de futuro más viable. Y cuando varios se hacen dependientes de una revista o canal televisivo, con estos a su vez de un partido político, varios periodistas se hacen dependientes. Pierden su credibilidad. Y son prescindibles. En cuanto a los independientes, muchos son despedidos. Recordemos el caso de Canal9 o los EREs en TeleMadrid. Presiento que varios de ellos han de hacer un máster, perfeccionarse, o estudiar por su cuenta. Lo seguro es que volverán a buscar trabajo, sin importar las expensas de la progresiva dificultad que supone subirse al tren del empleo. Por favor, pido tu corrección si estoy equivocado. Lo que has leído en este párrafo es una mera deducción con ciertos fundamentos de los que no estoy del todo bien informado. En todo momento soy subjetivo, ya que mi entrada es una opinión personal.

Como consecuencia de la manipulación informativa y mediática, nosotros como sociedad, asumimos y aceptamos las barbaries que suceden por este país. Se ven como normales varias atrocidades: desde los desahucios hasta la valla de Melilla, pasando por la vulneración del Estado del Bienestar y los Derechos de los Trabajadores. 

¿Que sentimos indignación (pero no actuamos)? Bueno, eso me es prueba de lo bien que nos va todo a pesar de las dificultades. O que al menos, no tenemos apenas cabos sueltos. Como dijo Victor Hugo: «Entre un gobierno que no lo hace bien, y un pueblo que lo permite, hay cierta complicidad vergonzosa».

Es una barbarie. Y me es una barbarie porque se están destruyendo los principios básicos de una civilización que lleva siglos de evolución. No hemos aprendido a vivir en conjunto como humanidad, aún con todos los grandes avances tecnológicos y científicos. Como espectador del mundo al que pertenezco, veo una sociedad con mucha técnica, y poca sabiduría. Muchos de nosotros sabemos hacer muchas cosas sin saber vivir. 

José Luis Sampedro define con maravillosa precisión y sabiduría, lo que este servidor sin más estudios que los vitales, intenta transmitir: «La opinión pública es opinión mediática creada por la educación y por los medios controlados por el poder económico. Y en segundo lugar, el poder existente domina los medios de información e inculca a la gente las ideas a través de ellos. La democracias son falsas, porque no hay demócratas, se hace lo posible por educar y formar impidiendo el pensamiento libre».

Lo que yo pueda decir no es cosa que no se haya dicho y visto ya. Sólo me queda abrirles la puerta a usar Google e investigar sobre el pensamiento crítico. Y les invito también a que investiguen y emprendan sus propias tareas autoeducativas en aquello que los hagan ser más ustedes mismos.

Déjolo todo a vuestra elección y conciencia. Muchas gracias.


-Cristianluisceluix-

-Cristian Luis Campoy-

lunes, 17 de marzo de 2014

Sobre el mantenimiento de contacto con amistades en caso de malentendimientos.

He aprendido de estos últimos 3 meses algo a mi parecer importante; cuando alguna que otra persona se malentiende conmigo, por lo general no me contacta, ni mucho menos me confronta. 

No sé si le sucederá a muchas otras (si cambiamos el "me" por el "te"), pero yo hablo por mí.

El que no me confronte nadie puede hacerme parecer ver como alguien difícil de hacer daño o de "joder", por decirlo de algún modo. Nada más lejos. Soy un chico bastante sensible, los instintos y las emociones los tengo al extremo de su sensación. Vivo al máximo, sea bueno, malo o destructivo. Desde los ardores pasionales del alma, hasta los ardores de ano por mis rabietas.

Por lo general, lo que más común puedo llegar a deducir, es que si hay un malentendido y la otra persona no inicia una conversación conmigo, o no mantiene un contacto... es que esa amistad no es tan, "amistad".

No es una amistad real. Una muestra de verdadera amistad en este respecto es aquella en la que la otra persona retoma el contacto. Puede manifestarlo de varias formas, sea de manera directa a la hora de hacerte ver tu error, sea a través de un diálogo constructivo... o la manera más inteligente que conozco, y que yo como niño, empleo: que es sencillamente olvidar el malentendido y actuar con trasfondo con esa persona, como un amigo de toda la vida.

Esto se queda escueto si la otra persona no responde... pero en caso de hacerlo, y sabiendo responder con autenticidad en armonía en un interés real por mi persona, por una cuestión de empatía, me entrego por completo.

Mi interés en un principio se basa en contactar. Preguntando por cómo está, sobre su estado anímico, a veces haciendo un favor... y actúo así por una cuestión de humanidad.

Sin embargo, cuando la otra persona me responde a estos estímulos con un simple "estoy bien", yo sólo me dedico a seguir el juego; no tiene interés en expresárseme. "Estoy bien" es la mayor de las mentiras. Cuando preguntas sobre mí, hablo por los codos... o chateo por los codos también. Unas personas han respondido y compartido, y hemos conectado. Y con otras se hace difícil contactar y nos abandonamos el uno del otro.

Tengo una actitud muy pronunciada, muy paradójica a mi estilo; quienes me conocen saben que soy bastante antiparabólico: no me meto a chismear en la vida de casi nadie que sea conocido u amigo "de capa" (esto es, con quien no tenga una amistad real y que sólo sea contacto y respeto). No me intereso por la vida de quienes conozco en una quedada grupal si no se me expresan. No sigo siquiera las actividades en redes sociales que hacen mis amigos más allegados. Vivo en mi propio mundo, a veces literalmente.

Cuando no me llevo bien con alguien, lo curioso del asunto es que a pesar de sentirme un poco molesto, y a pesar no importarme siquiera si se muere (recuerden lo de mi actitud pronunciada), si llega a mis oídos un estado suyo de su frustración o tristeza, voy a ser de los primeros en estar ahí para ofrecer un apoyo.

Te equivocas si crees que vivo del pasado. El motivo de este acto es singular: peco de gilipollas en un mundo de intereses. Casi no puedo estar enfadado con los demás; perdono a personas que siquiera lo merecen, ya que aún de no tener certeza de sus intenciones ocultas, soy yo el que me libero de anatemas y prejuicios. Y hago de mi vida algo muy tranquilo. Paso del amor al odio muy rápido y viceversa, de la misma manera que puedo humillar con profundidad y sentirme rabiado por una humillación sufrida. Se puede decir que vivo en los extremos de muchas cosas, y con ello abro los ojos a personas que dicen haber abierto los ojos.

Mi enfado u odio lo alquimizo. Me es energía para seguir adelante y sobresuperarme. Y no en ademán de demostrar, sino para vivir bien y feliz, simple y llanamente.

Volviendo al tópico de afrontar una delicada situación de malentendimiento, he probado a tratarlo directamente, con mis sentimientos por delante. En la mayoría de las situaciones he hecho ridículo: me he expuesto a rechazos (algunos silenciosos), vivido experiencias destructivas, quedado en evidencia, pasado por miedos, intensificado por fuertes cabreos... pero a fin de cuentas, he sentido y experimentado. Y puedo entender mucho mejor por qué estos temas se tratan con sutileza, en especial cuando la amistad carece de trascendencia, aún con el pesar de buenos recuerdos.

Dar la cara por mí siempre me ha dado problemas, pero demasiado grande es la recompensa de vivir cómo soy: alguien para mí mismo. ¿Que sí soy alguien para quienes cuento en esta vida? Ya lo creo. Muy pocos, pero de los mejores.

...quizá mi modesta fuerza viene de no hacerme invulnerable en ningún momento. En todo caso, he aprendido muy bien a diferenciar amistades, y con quién de verdad merece la pena relacionarse. Doy gracias por ello a no ser solicitado por el hecho de ser alguien con el que se pasa un buen rato sólo y exclusivamente por saber hacer reír. Mis mejores contactos me hicieron una persona que aprendió a reconocerse como alguien digno de ser conocido.

Ninguna relación en su momento tuvo un fin. Y por vivir y sentir a mis contactos mediante la autenticidad que merece este pensamiento, es por qué carezco de conveniencias e intereses ocultos. Pero esto no lo puede entender quien trata de manipular, querer llevar la razón sí o sí, o demostrar. 


Si has experimentado algo de esto, estaré encantado de leerte. Puedes escribirme en la caja de comentarios o enviándome un mensaje a mi correo electrónico, que se encuentra en la parte derecha de la página de este sitio de Blogspot.

Un placer compartir. 


-Cristianluisceluix-

-Cristian Luis Campoy-